Para reír en la medida de lo posible y para soñar en la medida de lo imposible